El servicio de Mystery Shopper, también llamado “compra simulada” o “comprador fantasma” consiste en “representar de incógnito” el papel de cliente para poder evaluar todos los aspectos que se producen en los momentos de contacto entre la empresa y su cliente.

Los negocios deben ajustar al máximo los servicios que prestan, para que se correspondan con las expectativas generadas en su Cliente Objetivo y más aún, deben sorprenderlos, es decir, superar dichas expectativas brindando un servicio “de excelencia”.

Las auditorías de satisfacción de clientes ayudan a verificar las distancias entre servicio ofrecido y el realmente recibido por el cliente, para detectar puntos de insatisfacción.

Para ello, resulta imprescindible realizar un control de la calidad del servicio desde el punto de vista de profesionales gastronómicos externos, dado que se garantiza:

• Detectar “agujeros negros” que se producen en el servicio y consecuentemente llevan a generar la insatisfacción de los clientes. Le eliminación o corrección de los mismos resulta imperiosa ya que, una vez que se han producido es difícil volver atrás.

• Es una medición de calidad de servicio “Imparcial”, en la que se cronometran tiempos, se vigilan procedimientos, aptitudes y actitudes, etc., controlando el cumplimiento de las normas del establecimiento.

• Si bien no es la única forma de medir la calidad del servicio, el informe final del cliente anónimo, resulta una herramienta indispensable para alcanzar la excelencia y satisfacción total del cliente